Notas caserinas
  Galería de fotos
  Wallpapers
  Publicaciones
  Historia
  Agenda
  Libro de visitas
  Chat
  El foro
  Clasificados
  Descuentos
  Comercios
  Empresas
  Profesionales
  Oficios
  Salud
  Educación
  Arte y cultura
  Cine
  Medios
  Música
  Deportes
  Tercera edad
  Teléfonos Útiles
  Datos Útiles
  Entidades
  Transportes
  Mapa
  Noticias del día
  Registrar Gratis
  Internet Gratis
  CASEROS - miércoles 23 de Enero de 2019
Nora Balarino - Detras de los arboles dorados
por holacaseros.com
 



Detras de los arboles dorados, de Nora Balarino.

Presentación del libro, el sábado 8 de septiembre de 2012 a las 18:30 hs, en la Sede Cultural Intendente Heredia, Valentin Gomez 4726, Caseros. Entrada Libre y gratuita.

COMENTARIO DE LA AUTORA:

“Detrás de los árboles dorados” es una novela coral. Varios personajes transitan este tiempo en Caseros, Santos Lugares, José Ingenieros, Capilla del Monte, Salta. Buscan certezas, van aprendiendo a confiar en lo que no se ve pero se presiente en la intuición. Sufren, se quieren, pelean hasta el odio, son “tigre y paloma”.

Estos fragmentos del comienzo de la novela presentan a los personajes principales en un día inolvidable: el 30 de abril de 2013.

NORA BALARINO

Primera Parte

DETRÁS DE LOS ÁRBOLES DORADOS
(NOVELA)

30 DE ABRIL DE 2013

SOFÍA:

Decime algo, Daniel, ¿adónde estás, mi amor, por qué solo venís en sueños?, ¿y la promesa de la primera tarde?, pronuncié con aliento débil para que mi hijo que dormía no escuchara. Esa mañana las contradicciones y las dudas regresaban con la fuerza de antes que creía sepultada.
¿Adónde estás?, insistí buscándolo a mi alrededor. Escuché el ronquido de Midbar contra el silencio intenso y diferente y me pregunté si habría llegado el momento de irse, la intuición decía que sí.

Como cada mañana de los últimos años, calenté el agua y la puse en la palangana, sin el calefón es engorroso bañarse. De pasada miré a mi nene, el grandote ya ocupa toda la cama. Midbar es un lindo chico. Para los catorce, la próxima Navidad, le voy a hacer una fiesta; qué sé yo adónde estaremos. No sé si hubieses querido un adoptado, a los hijos así en un momento... uno los desconoce; dice Lila que a los propios también, ella no tiene y sabe, insiste en que cuando crecen uno los desconoce porque se separan, “se van a la vida” se la pasa repitiendo Lila que ve muchas cosas en las meditaciones, yo menos que todos.¿Será que no estoy lista?

Preparé la mesa del desayuno, eché un vistazo al teléfono que no funcionaba y puse el reloj en la mochila.

MIDBAR

Abrí los ojos, la luz irrumpía. El angelito con cuernos descubierto la noche anterior en la pared descascarada seguía allí. La persiana caída en la mitad también estaba igual, la cortina transparente disimulaba apenas la fuerza de la mañana.Me pasé la mano por la cara y salí de la cama. Busqué el reloj de Sofía porque me pareció tarde, no lo vi, miré el de Daniel, atrasaba, lo puse en el bolsillo de la bermuda, Sofía ya no estaba, entonces eran más de las ocho. En todo el departamento había olor a las masitas de mamá, hasta en el baño. La taza amarilla, el plato verde y la única servilleta de la casa estaban en la cabecera de la mesa. Ella había soñado con Daniel, yo también. Me lavé lo necesario y apurado me vestí. Ella se pregunta, quiere saber lo que viene. Acaricié el portarretrato donde sonríe conmigo en los brazos cuando cumplí seis, la imaginé envuelta en color celeste para que sintiera que la cuido desde aquella primera Nochebuena en la casa de los abuelos.Tomé el desayuno y con el último sorbo descubrí la nota: “Llevate el sanguchito, está en la heladera, te quiero, nene”. En ese momento, casi como una continuación de las palabras de Sofía vi el presentimiento en un claroscuro sombrío, saqué el cuaderno de la mochila y lo escribí. A medida que las letras se asentaban sobre los renglones el presagio era más claro. Un dolor agudo me caminó las extremidades y lloré bastante pero la urgencia de las obligaciones alivió todo. Guardé el sándwich gordo de fiambre en la mochila junto al “libro de Daniel” - como le dice ella al cuaderno de tapa dura que empezó mi papá. Salí más apurado que nunca. Bajé a los tropezones y casi a oscuras los dos pisos con baldosas rotas y bombitas quemadas. –¿A la escuela, pibe, siguen las clases?, –me preguntó el vecino del cuarto que tiene varios pajaritos.–No, señor, voy al hogar.–¿Quién dice señor en esta época?, decime Rancho.–Ah, bueno, –le contesté sin detenerme y él siguió al lado mío.–¿Vos sabés que me vine del campo que se quedó bajo el agua?... por el Salado que se fue en vicio... murieron todos ahí, todos, los dueños, quinta generación de dueños... después de los indios... los verdaderos, bah, sí... –a Rancho se le cayeron varias lágrimas y no paró de hablar. Yo no quise mostrarle mi apuro.
–¿Entonces?, –dije para que continuara.–Miles de hectáreas...una tristeza de lo parió, no sé cómo salí...una tristeza...

Al final del patio encontramos a Eliseo, tenía mala cara, cargaba las papas que se notaban escasísimas para el puré de los chicos. Al verme con Rancho, sin necesidad de que le hiciera ninguna seña, cambió de humor. Los presenté rápido, Eliseo le explicó a Don Rancho -que se opuso con firmeza al Don porque dijo que él era joven y esa palabra iba solo para los viejos, con todo respeto- que lo llevaríamos a un refugio donde yo era el encargado.
–Miren, puedo hacer cosas, trabajar, me crié así, de vago nunca vine a ningún lado.
–Tranquilo, –le pidió Eliseo afectuosamente.
Rancho me pasó el brazo por el hombro.
–Está el arco iris sobre nosotros, –hablé pensando en las barras, temidas en la misma proporción que su propio terror. Nos cruzamos con varias, no pasó nada grave.

LILA

Dieron las doce en la radio cuando terminé de limpiar la cocina. El comienzo de cada hora me acercaba inexorablemente a la partida que sentía próxima.
Miré por la ventana. El azul escaso del cielo y el arco iris –brecha clara surcándolo– eran capaces de imponerse a la niebla creciente, obstinados en ese abril inusual. El aire casi viento se filtraba por las hojas de los ficus acariciándolos.Desde aquella mañana de Navidad la vida tenía otro significado. El asombro y la devoción, lo que no veo pero está, los milagros, las coincidencias aparentes y esta paz difícil de expresar me habían cambiado, hasta el bastón pesaba menos. Volví la atención al patio. Un zorzal y una calandria se sacaban chispas enfrentados, sin tocarse, sólo diciéndose no sé qué, quizás la confusión de un otoño parecido a la primavera de otros tiempos.
Abrí la carpeta y continué. El perfume a lo conocido ponía resistencia. No quería irme. Tenía más ganas que nunca de escribir. Pensé en David, en mis lugares preferidos de la casa, los recorrí con imaginación lánguida. Se me vinieron a la mente mis padres. Los teléfonos de Mercedes estaban cortados, la última noticia de ellos era de Salta, de un mes atrás. Seguían buscando a mi hermano. Volví a la escritura, Dante vendría a las tres y me faltaban las correcciones. El sentimiento fehaciente de que esa tarde era el final y el principio me distraía.

MARIANA

Hice rápidamente fideos con sésamo mientras él, sentado junto a la ventana con los ojos cerrados, murmuraba y sonreía. Una columna de luz que apareció de golpe lo enfocó durante varios minutos. Nombró a Daniel y se quedó un rato recluido en ese único instante.
En los fresnos el amarillo-dorado se afianzó indiscutible. Sofía tocó el timbre envuelta en luz violeta, Axel se paró detrás de la reja embelesado por la imagen de su amiga predilecta.–Vengo cansada, ¿llegó el nene?, –preguntó haciéndole mimos al perro que no quería desprenderse.
Miguel la acompañó adentro, ella miró a su hijo y de nuevo, como todas las veces que se encontraba con él, sus ojos se apartaron rápidamente del cansancio -en ese destiempo infinito se le encendían amorosos. Luego apoyó las cosas sobre el sillón, vino a la cocina a besarme y siguió para el baño.
Midbar y Sofía compartieron la comida contándose cosas de la mañana, Midbar relató con minuciosidad el movimiento de los traslados organizado por Eliseo y otros coordinadores. Miguel limpió los platos. Yo le puse comida y agua al perro y recé el rosario en el dormitorio.
–Mariana, hice malta ¿querés?, –vino la voz de Sofía.
Tomamos en silencio. Una infinidad de interrogantes quisieron preocuparme y no lo permití. Acomodé las tacitas en la pileta y vi que los tres me esperaban. Me enjuagué las manos y tuve ganas de llorar, a lo mejor se secaban las plantas... los libros sí que se llenarían de tierra, y las fotos...
Abrimos las puertas, Midbar se aseguró de que el cuaderno de Daniel estuviera en la mochila, hamacó el caballito de madera y le dio un abrazo al perro, colgó de la celosía su dibujo preferido del Arcángel y salimos. Sofía se prendió de mi brazo.

COMENTARIO DE LA AUTORA:

“Detrás de los árboles dorados” es una novela coral. Varios personajes transitan este tiempo en Caseros, Santos Lugares, José Ingenieros, Capilla del Monte, Salta. Buscan certezas, van aprendiendo a confiar en lo que no se ve pero se presiente en la intuición. Sufren, se quieren, pelean hasta el odio, son “tigre y paloma”.

Estos fragmentos del comienzo de la novela presentan a los personajes principales en un día inolvidable: el 30 de abril de 2013.

NORA BALARINO

NOTA CURRICULAR DE NORA BALARINO

Nora Balarino nació el 1º de abril de 1955 y desde entonces vive en Caseros Provincia de Buenos Aires.
Cursó el ciclo primario en la Escuela Nº 45 de Caseros (Urquiza y San Martín), establecimiento en el que también fue docente de Lengua y Ciencias en 1978; hizo jardín de infantes y secundario, en el instituto Ntra.Sra.de La Merced y el Profesorado para la Enseñanza Primaria (Título terciario) en la Escuela Normal Nacional Superior Estados Unidos de América de San Martín.Desde 1979 hasta 1995 trabajó en el Banco de la Provincia de Buenos Aires transitando la carrera bancaria hasta el cargo de JEFE DE ÁREA. En 1995 luego de varias cirugías de cadera (consecuencia de su “Luxación congénita de ambas caderas”) y por consejo del traumatólogo cirujano inició los trámites para jubilarse por invalidez que concluyeron con el otorgamiento correspondiente en mayo de 1996.
Se dedica a la escritura desde entonces.
A partir de 1999 es invitada a publicar relatos y poemas en Antologías de la Sociedad Argentina de Escritores. (SADE TRES DE FEBRERO)
Fue Jurado de preselección de cuento en el Premio Nacional 2004 y en los Juegos para niños y adolescentes 2006 de SADE.Ha asistido a talleres literarios con Ana María Paruolo y Graciela Montenegro; de Dramaturgia en el CELCIT y de Guión con Jorge Maestro. Durante ocho años efectuó corrección de estilo con la escritora Susana Szwarc.

Posee cuatro libros publicados:
TODAVÍA ES DE NOCHE (Cuentos y relatos, primer libro auspiciado por la OFICINA MUNICIPAL DE LETRAS DE LA MUNICIPALIDAD DE TRES DE FEBRERO inaugurando con él su gestión); ¿ALFENIQUE? (cuentos infantiles, libro declarado de INTERÉS MUNICIPAL POR EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE LA MUNICIPALIDAD DE TRES DE FEBRERO); Alfenique es un fantasma que huele a bizcochuelo de vainilla, pertenece a una familia en la que sus integrantes pueden elegir el aroma que los representará en la vida. Los chicos se entusiasman con la idea de escoger sus “olores preferidos” y activan su imaginación descubriéndolos. Me enfoqué en “las diferencias” y en la inclusión, Alfenique se encuentra con una nena que al conocerlo se asusta porque es distinto de ella pero luego entablan una dulce amistad.

UN LUGAR PARA LA SOMBRA (Novela); (relato autobiográfico-ficcional, historia de Laura, una adolescente internada en el Hospital Militar Central durante los años 73 y 74 que vive días de sufrimiento por sus cirugías y descubre en ese ámbito el torbellino de dolor en cierne, siente la víspera de lo que vendría en sus propios huesos).
DETRÁS DE LOS ÁRBOLES DORADOS (Novela) una ficción sobre los próximos años 2012-2013, la búsqueda de un mundo distinto donde el amor por el otro será el punto de partida.

Colabora con escritos en revistas zonales.

Su cuento MIRIAM fue elegido por DUNKEN e integra la antología JUNTACUENTOS 2006

2009 Recibe Mención de Honor el cuento DELICIA en el Concurso Internacional de Junín País.
2010 Recibe Mención de Honor el cuento Jorge Javier en el Concurso Internacional Junín País y es finalista con el cuento La puerta en el Concurso Nacional de Tres de Febrero.2011 El cuento ¿ENTONCES QUIÉN ES HUGO? Recibe el primer Premio en el Concurso de Cuento Breve de ACIPESU (Asociación Civil del Personal Superior del Banco de la Provincia de Buenos Aires) y también GRIS GRISELDA obtiene una mención especial. Posee obras recientemente finalizadas aún sin publicar : La escritura y el destino. (Superación personal); Marisel, la bruja de la miel y las cosas de la librería (Cuento infantil); Los dientes de Troglón y el pulpo Afús (Cuento infantil); ¿Alfenique estás ahí? (Libro infantil de la colección ALFENIQUE).




Enviá este artículo a un amigo por e-mail.
Comentá este artículo en el foro.

Hotel Familiar
 
  SOBRE NOSOTROS
Contacto      Sugerencias      Colabora      Publicidad      ¿Quienes somos? 

@ Copyright 2001 - www.holacaseros.com
Todos los derechos reservados.